Marco Aurelio y el viaje como retiro

La gente busca retiro en el campo, en el mar o en la montaña (…) pero todo ello es de lo más vulgar, porque puedes retirarte para tus adentros cuando lo desees. Marco Aurelio (Meditaciones)

 

Estoy totalmente de acuerdo con este pensador romano educado en el estoicismo…y es por eso que yo no viajo para retirarme. Lo he dicho varias veces, y dejado escrito por aquí también…no viajo para desconectar. Yo intento estar conectado a cada momento en cada momento, aunque realmente es dificilísimo. Trato de actuar con plena consciencia en cada paso, respiro y acción. Algo que es prácticamente imposible, pero que lo intento en la medida que puedo. Aquello que realizo al viajar (estar atento, contemplar el detalle, ser consciente de donde estoy…) aplicado al día a día.

Y, por ello mismo, no viajo para desconectar, sino que lo hago para desarrollar una técnica de conexión (más fácil de llevar a cabo si estás en un lugar nuevo y diferente) que luego me sea más fácil llevar a la práctica cuando estoy aquí.

Del mismo modo, por tanto, no creo que nadie cambie en un viaje. Me refiero a su forma de ser. He tenido muchas experiencias enriquecedoras, sobre todo en lugares donde, quizás por su situación, a uno le llegan más profundamente momentos de belleza y verdad. Recuerdo en Nepal un chaval paralítico, que había perdido su hogar en el terremoto del 2015, y que seguía luchando por cumplir su sueño, que era ser DJ en Katmandú, mientras me invitaba a té. Vi mucha bondad y luz en su espíritu, y me dio mucho asco y tristeza cuando volví a mi ciudad, en Navidad, y contemplé a la gente malgastando su dinero en regalos inútiles. No cambié, pero me sirvió para ser más consciente. Viajar no cambia, pero activa la consciencia. No me refiero a la frase típica de “despertar la consciencia” y ver las injusticias del mundo, lo afortunados que somos nosotros y tal. Me refiero a ver más nítidamente y sin juzgar la realidad, tanto de fuera como de dentro de uno mismo.

Recordando a Montaigne, al que ya cité en una entrada anterior,  “a Sócrates le dijeron que cierta persona no se había enmendado genes en un viaje: “Me lo puedo creer -respondió- se llevó a sí mismo. Quid tierras alio calientes sole mutamus? Patria quis exul se quoque fugit? (¿Por qué cambiamos nuestras tierras por unas de calentadas por otro sol? ¿Quién, exiliándose de su patria, ha huido también de sí mismo?”. En mi opinión, uno no cambia en un viaje. Simplemente puede moldearse, pulirse y perfilarse.

Y, por todo ello, no viajo para desconectar, y para encontrarme con mí mismo aún menos. “En ninguna parte ningún hombre puede encontrar lugar más tranquilo ni más libre de ocupaciones que en su propia alma”, escribió Marco Aurelio en sus “Meditaciones”. Por ello no viajo para desconectar. Al contrario, junto con la mochila, viajo cargando mi propia alma conmigo mismo.

 

marco_26

Busto de Marco Aurelio (121-180)

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s