La mirada en Myanmar

Sí, no me he equivocado de preposición. No he querido escribir “mirada DE Myanmar”, o “SOBRE Myanmar”. H escrito “en” expresamente. Porque no quiero hablar de cómo vi este país, o cómo lo vemos desde fuera. Quiero hablar brevemente de cómo ellos miran y de cómo ellos ven. El mundo, la realidad.

Myanmar, la antigua Birmania, es uno de los países que más me ha fascinado de cuantos he podido conocer. Los monjes saliendo a pedir comida a primera hora de la mañana, las mujeres pintándose las mejillas con “tanaka” (un polvo amarillo que también las protege), los dientes rojos de los hombres por masticar betel (una goma de mascar altamente adictiva hecha con especias), las ancianas fumando puros…Estampas curiosas, sin duda. Bellas, diferentes, representativas.

Yangón, con su pagoda dorada y sus edificios coloniales ingleses, el lago Inle y su peculiar manera de pescar, la zona de Kalaw, ideal para realizar trekkings entre poblados y cultivos, los centenares de templos de Bagán…sí, todo esto es lo más conocido del país. Pero quizás no es lo más representativo. O, como mínimo, no es su “esencia”, si se me permite.

Lo realmente interesante, en mi opinión, es lo que se esconde detrás de todo esto. Ya lo apunté en un post dedicado a uno de los lugares más interesantes del país, el lago Inle: en Myanmar viven en otro mundo. La frase hecha cobra especial sentido aquí. Realmente viven en su mundo. En un planeta en imparable globalización, se aprecia (al menos yo como viajero así lo hago) descubrir cosmogonías diferentes. No una cuestión de mentalidad, ni tampoco de creencias ni de ideologías, aunque el hecho de ser una dictadura donde la religión predominante es la budista (algo chocante y que diría que es un caso único en el mundo) puede tener sin duda algo que ver. Es el cómo mira la gente de un país. El cómo ve el mundo, lo filtra, lo interpreta y actúa en consecuencia. Así es como se construye un país y esto es lo que vemos los que viajamos. Pero creo interesante y, sobre todo, necesario, mirar más allá. Intentar comprender su mirada, ver más adentro.

DSC_0800

DSC_0829

DSC_0927

DSC_1352

DSC_0819DSC_1312.JPG

Anuncios

3 Replies to “La mirada en Myanmar”

  1. Les mirades fondes, obertes, brillants, serenes, dignes, amables, respectuoses, fermes… Recordo especialment la mirada d’una nena que vam trobar sortint de la gelateria de Mandalay amb aquells ulls negres negríssims, pintats i fulgurants✨✨✨

    Le gusta a 1 persona

  2. Qué bonita entrada Xavi…, cuando iba a viajar por primera vez a la ex-Yugoslavia me insistieron muchísimo en que me fijase bien en la mirada de sus gentes… Descubrí un mundo completamente diferente en ellas, y mira que a priori el suyo no es mucho más diferente al nuestro. Me gusta mucho además la especificación en la preposición: tal matiz hace especialmente bello tu viaje y tu relato sobre el país. Enhorabuena por tu blog, es un gusto leerte!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s